background photo 18 background photo 17 background photo 16
Logo

Fachada
ventilada

Nuestra experiencia en el sector garantiza acabados perfectos tanto en calidad como en perpetuidad de nuestros trabajos.

Con el sistema de aplacados flotantes (aplacado como cerramiento de cámaras ventiladas) se consiguen unas ventajas notables con respecto al sistema tradicional entre las cuales destacan:


Imagen de apoyo

Aislamiento exterior y condensación
El hecho de que la hoja interior de la fachada se mantenga caliente, hace que se retrase hasta la cara exterior del aislante la aparición de la temperatura de rocío o condensación de vapor de agua y en ese punto, la evaporación de dicha humedad es más fácil, precisamente por ser la cámara ventilada.

Comportamiento ante puentes térmicos
La disposición exterior del aislante permite la total protección de elementos con alto grado de conductividad térmica (zunchos, pilares, vigas de cuelgue), reduciendo al mínimo el flujo calorífico interior/exterior o viceversa e incidiendo en un mayor ahorro energético a igual temperatura interior.

Durabilidad de la fachada
Si el muro se aísla por el exterior , ser reducirán en intensidad los ciclos de calentamiento/enfriamiento de dicho muro, lo que beneficia su durabilidad.

Hoja interior como acumulador calorífico
Siendo dicha hoja un elemento de notable inercia térmica, una vez caliente, transmitirá su calor por radiación al local, lo que permitirá reducir costes en calefacción. En verano, el aislamiento exterior tenderá a evitar su excesivo calentamiento, con lo que dicho fenómeno será a la inversa, evitando la emisión calorífica nocturna.

Ver código técnico